loader image

Wiraqocha, te busco

Hay varias razones por las que el Templo de Wiraqocha en San Pedro de Raqchi significa mucho para mi últimamente. Siento una alegría infantil cada vez que estoy aquí, una alegría similar a la que siente LLanúa cuando se esconde debajo de su mantita de animales esperando que mami o Yo la encuentren, una sensación similar a cuando mi abuelo dibujó para mí, una sola vez, uno de esos dibujos que hacen los grandes para los chicos en una hoja de papel cualquiera sin imaginarse lo que sentimos…para mí era un adormecimiento en la cabeza, unas cosquillas que no hacían reír sino que hacían soñar y desear que ese momento no se acabe…una nostalgia anticipada.
Quizá sea la risa afónica y sin dientes de mi tía Isidora la que me hizo enamorar de Raqchi o quizá la facilidad con la que ella me quiere por ser así como soy, un niño grande o un niño que resiste ser grande, entre otras cosas, porque es feliz haciendo reír sin mucho esfuerzo a almas como ella.
Quizá sea un mensaje subliminal u obvio que debo comprender o esforzarme a hacerlo lo que me fascina de este lugar, como un acertijo fácil de descifrar o una pregunta de la cual siento que tengo la respuesta en la punta de la lengua pero no la recuerdo y me congelo entre dos sentires, pensando que si es tan fácil el acertijo o pregunta ya pronto vendrá la respuesta a mi o en mi, y respetando apenado el misterio de por qué aún no llega.
Identifico mi vida con Raqchi. En un arranque de modestia y orgullo, dualidad al fin, siento que la amplitud de mi ser encierra unas perfectamente organizadas ruinas o desorden tratando de ser restauradas, así como eran antes, en un tiempo que añoro, que he olvidado y que sin embargo tiene una historia única, auténtica, divina y reservada pero para quién? para qué? para cuándo?. Haber vivido cuarenta años y leído tres o cuatro libros sobre Wiraqocha no me hace aún conocer su historia, sentir su leyenda, obedecer su significado. Acaso haber pensado o creer haber pensado tres o cuatro veces en mi propia vida me ha hecho conocerla? Aún no. Niego aceptar ciertas cosas que conozco y reniego de las que todavía están ocultas delante de mi vista, pero como todavía soy un niño grande o un niño que resiste ser grande no se atreve aún a conocer lo encubierto y sigue paralizado en el disfrute de la emoción, de la risa, de la bronca, de la alegría, de la tristeza y del riesgo de la acción previa a encontrar. Así siento en Raqchi, hay algo lindo y significativo esperando por mi en este lugar que es así como mi vida, sólo tengo que caminar y conocerlo más para que por fin sienta de nuevo ese adormecimiento en la cabeza de cuando era chico y que me hacía estar seguro de algo…que no quería que se acabe jamás. Hace algunas semanas vine a Raqchi con lo más preciado que tengo: Mi Llanúa, mi Gaby y Yo así como soy. Una ofrenda para Wiraqocha, no para que nos lleve a la eternidad del olvido, la fantasía, el misterio y el misticismo…no todavía no! Sino para que esté más cerca a nosotros y traiga consigo el recuerdo y el reencuentro.
Añay Wiraqocha.

 

Share On Facebook
Email This Product

FOLLOW US

Leave your opinions…

Yanapumas Perú is a group of great people, guides and interpreters, who will lead you on excursions, trips and projects designed to share life in Perú. We are very experienced in our own fields of interest and are eager to walk with You the path less traveled through our country.